Skip to content

TRP

Just another WordPress.com weblog

El cuarto título del Abierto de Australia de Roger Federer, el 16º de su carrera, coloca ahora al suizo sin rivales en la historia de la lucha por los grandes, por lo que ahora podrá buscar nuevas motivaciones en los retos de las grandes campeonas del circuito femenino.

Federer igualó el récord de Sampras de 14 “majors” en Roland Garros el pasado año, al vencer al sueco Robin Soderling en la final, y allí se liberó de uno de sus traumas. Luego lo superó en Wimbledon al derrotar al estadounidense Andy Roddick, en uno de los mejores partidos en la historia del All England Club.

Podía haber aumentado la cuenta de no ser por un genial Juan Martín del Potro, que logró la primera de sus dos victorias sobre el número uno en una final portentosa en el Abierto de los Estados Unidos, en cinco sets, pero de vuelta a Melbourne, Federer aumentó su exitosa carrera en el Grand Slam.

Ahora, con 16 abrió una gran brecha. Rafael Nadal es, con diez menos, el jugador activo que más se acerca a la raqueta suiza. El español cumplirá 24 años el próximo tres de junio y tiene más tiempo para acercarse a esas cifras, si sus lesiones se lo permiten.

Mientras, Federer está a dos grandes de las estadounidenses Martina Navratilova y Chris Evert, a tres de la también americana Hellen Wills Moody, a seis de la alemana Steffi Graf, y a ocho de la australiana y auténtica reina del Slam, Margaret Court, con 24.

Primer jugador, desde que comenzó la Era Open en 1968, en ganar 50 o más partidos en tres de los cuatro torneos del Grand Slam, Federer figura ahora con 54 victorias y 7 derrotas en el Abierto de Australia, donde sólo es superado por el sueco Stefan Edberg, con 56-10. En Wimbledon y en el Abierto de Estados Unidos su marca es de 51-5.

Cifras que lo hacen dominador de los grandes, donde jugó ya 23 finales (Ivan Lendl lo sigue con 19), apareciendo en 19 de las 20 últimas, con una racha de 10 seguidas que acabó en las semifinales de 2008 del Abierto de Australia, derrotado por el serbio Novak Djokovic.

Pero Federer, que alcanzó a Guillermo Vilas en la suma total de 62 títulos, no está anclado en los recuerdos y sabe que vive en constante presión porque los rivales lo tienen como modelo y también como objetivo. De todas formas, se hace fuerte en esa lucha, y agradece que le fuercen a superarse.

“Hay muchos jugadores, una nueva generación que viene”, avisó. “Yo he dominado las canchas duras y las de césped durante mucho tiempo, y Rafa las de polvo de ladrillo, además de hacerse muy fuerte en otras superficies”, explicó. 

“Ahora creo que me siento presionado por el deseo de una nueva generación que está llegando”, comentó sobre los jóvenes. Y concluyó: “Siempre he creído que el tenis cambia cada cinco años y recuerdo que cuando llegué al circuito los partidos eran muy diferentes. Había gente que sacaba muy bien pero siempre encontrabas debilidades que podías explotar, pero eso ahora no existe”.
Fuente: EFE

%d bloggers like this: