Skip to content

TRP

Just another WordPress.com weblog

Real Madrid tenía que remontar esta noche un 0-4 ante el modesto Alcorcón, de la tercera división del fútbol español, y sólo pudo ganar 1 a 0, ante la decepción de una multitud.
Maradona, junto a los doce convocados que hoy se entrenaron por primera vez en tierras españolas, fue a observar el partido y fueron testigos del “papelón” del Real Madrid.
La presencia del mejor jugador de todos los tiempos pasó desapercibida en un repleto estadio Santiago Bernabeu.
La delegación argentina llegó sobre la hora del partido, con Maradona a la cabeza, acompañado por los doce jugadores que hoy se entrenaron por la tarde.
Desde el comienzo del partido Maradona y sus dirigidos pudieron observar, como todos, el malestar de los hinchas del Madrid, quienes no necesitaron de la calefacción de uno de los mejores estadios del mundo, para en calor.
En el primer tiempo los dirigidos por el chileno Manuel Pellegrini fueron una verdadera lágrima. “Es una vergüenza”, repetían una y otra vez los periodistas madrileños en el palco de prensa.
A todo esto, Maradona se agarró varias veces la cabeza, haciendo comentarios.
Promediando el primer tiempo Gago tomó una pelota en la mitad de cancha y toda la cancha se vino abajo para silbarlo.
Mientras el ex volante de Boca intentaba participar en el juego, Higuaín se mostraba perdido y el resto del Real Madrid, salvo Pepe, eran pura impotencia.
En el segundo tiempo, en los minutos iniciales apareció Kaká y el Real tuvo cuatro chances consecutivas, pero la suerte no estaba de su lado.
A todo esto, Maradona y sus “players”, como diría Alfio Basile, observaba incrédulo lo que sucedía en el Santiago Bernabeu, seguramente preocupado por el bajo nivel de Gago e Higuaín.
El estadio explotó en el segundo tiempo, cuando entró en el Real Madrid Marcelo por Lass, en un cambio que silbó toda la cancha y enseguida una multitud pidió la renuncia del chileno: “Pellegrini dimensión” se escuchó fuerte y claro.
El gol Van Der Vaart no alcanzó para evitar el papelón y por eso toda la cancha despidió con silbidos e insultos a los jugadores, reclamando la renuncia de Manuel Pellegrini.
Apenas terminó el partido la delegación argentina se fue rápidamente del Bernabeu, para cenar lo más temprano posible en el hotel Mirasierra, teniendo en cuenta de que mañana se entrenarán casi en forma completa.
Fuente: Télam

%d bloggers like this: