Skip to content

TRP

Just another WordPress.com weblog

Cow Tow se autodefine como “la aplicación más estúpida para el iPhone”. El juego consiste en empujar con un dedo virtual una vaca que rueda sin ningún fin.
Sin embargo no se queda sola en la lista, en abril de este año, estuvo entre los 20 más vendidos el iFart, un simulador de ruidos de flatulencias que cuesta un dólar, seguido por el simulador de vómitos del que -según sus autores- se vendieron 500 mil aplicaciones en siete meses.
“Tener gracia es importante y la oportunidad también. Desarrollamos una aplicación antes que nadie e hicimos un marketing inteligente. Nos han surgido cientos de competidoras que han copiado la aplicación; pero sólo nosotros hemos ganado tanto”, dice Joel Comm, autor de la aplicación, según publica El País.
Otra que fue aprobada pero que duró apenas un día fue I am rich (soy rico). La idea era vender imágenes de diferentes piedras preciosas por el precio de 999.99 dólares con el único objetivo de mostrar el poder adquisitivo de la persona.
Por su lado, iSnort ideó una aplicación que por cinco dólares invita a tomarse unas líneas de cocaína bajo el lema I can’t believe it’s not cocaine (No puedo creer no sea cocaína).
Finalmente, está el Alarm free que por 10 dólares dice ser lo último en “tecnología de autodefensa y emergencia con detector de caída” y esto es porque avisa cuando el iPhone se cae.
Según la agencia Strategy Analytics, la venta de aplicaciones genera casi 500 millones de dólares al año.

Fuente : INFOBAE

%d bloggers like this: