Skip to content

TRP

Just another WordPress.com weblog

TOKIO, Japón REUTERS

Nokia, el fabricante de teléfonos celulares más grande del mundo, informó este jueves que dejará de vender aparatos móviles en Japón, a excepción de su marca de lujo Vertu, con lo que pone fin a su lucha por ampliar su presencia en la segunda mayor economía global.

La finlandesa Nokia Nok1v.he había dicho anteriormente que recortaría costos “decisivamente”, a la espera de una contracción de las ventas mundiales de teléfonos móviles el próximo año a raíz de la crisis económica.

Japón es el cuarto mayor mercado de telefonía celular del mundo, detrás de Estados Unidos, China e India. Sin embargo, sólo una pequeña parte de las ventas son de Nokia, cuyos productos fracasaron en atraer a los clientes que prefieren modelos japoneses más sofisticados.

“En el actual clima económico mundial, hemos concluido que la continuación de nuestras inversiones en productos localizados específicamente en Japón ya no es sostenible”, explicó en un comunicado Timo Ihamuotila, vicepresidente ejecutivo de Nokia.

Agregó que el negocio de Nokia en Japón se concentrará en investigación, desarrollo y abastecimiento para el mercado mundial, al igual que en proyectos específicos como la marca Vertu.
La mayoría de los teléfonos móviles utilizados en Japón forman parte de redes de tercera generación (3G) y poseen características como funciones de televisión y de pago electrónico.
Esto hace difícil para los fabricantes extranjeros competir con los dispositivos domésticos.
“Nokia está enfrentando problemas de resultados a nivel mundial y muchos otros problemas, y esto muestra que Japón es un mercado de baja prioridad en un momento en que están reforzando sus operaciones mundiales, pese a que aún pueda ser atractivo”, comentó Michito Kimura, analista de IDC Japan.

“No me sorprende mucho la decisión”, añadió.
Nokia, que posee una participación en el mercado mundial cercana al 40 por ciento, había dicho originalmente que apuntaba a aumentar su participación en Japón a una cifra de dos dígitos. Pero sólo ganó alrededor de un 0,3 por ciento del mercado japonés durante el último año, según el diario Nikkei.

En vez de seguir expandiéndose, prefirió centrarse en Vertu, su marca de lujo, que vende terminales hechos artesanalmente y que incluyen hasta piedras preciosas, cuyos precios van desde los 3.500 a los 100.000 euros (130.000 dólares).

%d bloggers like this: