Skip to content

TRP

Just another WordPress.com weblog

 Venus y la Luna creciente fotografiados en el mes de julio de 2007 por Dan Bush, de Albany, Missouri. La escena será muy parecida en la noche de brujas de 2008. 


¡Alto! Quite el dedo del timbre de la puerta. Algo espeluznante está sucediendo detrás. Gire, quítese la máscara y contemple la puesta del Sol.

Es el espectáculo celestial de la noche de brujas (Halloween, en idioma inglés).

El 31 de octubre la Luna creciente se transportará hacia Venus y así se producirá un encuentro cercano de extraordinaria belleza. Ambos se verán mejor justo después del atardecer, cuando el crepúsculo se asemeje a una calabaza anaranjada y los timbres de las puertas suenen de verdad durante la noche de brujas. Venus, la luz más brillante del cielo, estará ubicado justo arriba en el horizonte del Sudoeste, mientras que la sumamente esbelta Luna se aproximará apenas algunos grados por debajo

Muy bien, deje de mirar. Hay que recoger los dulces.

Una noche después, usted podrá continuar observando. El 1 de noviembre, Venus y la Luna emergerán desde el crepúsculo uno al lado del otro, Venus a la derecha, la Luna a la izquierda

. Mire cuidadosamente la Luna. ¿Puede ver una fantasmal imagen de la Luna llena dentro de los cuernos brillantes de la parte creciente? A esto se lo denomina “brillo de la Tierra” o, algunas veces, el “resplandor de da Vinci” debido a que Leonardo da Vinci fue la primera persona en explicarlo: la luz del Sol golpea la Tierra y rebota hacia la Luna, proyectándose así una luz brillante sobre el terreno lunar oscuro. La Luna creciente con brillo de la Tierra es una de las más hermosas escenas que se pueden apreciar en el cielo.

El espectáculo continúa el 2 de noviembre con Venus, la aún esbelta Luna creciente y Júpiter dispuestos en una línea ancha a través del cielo del Sudoeste. Esta disposición lineal llama la atención casi tanto como la luminosidad de sus puntos: Venus, la Luna y Júpiter son los objetos más brillantes del cielo, visibles desde las ciudades contaminadas luminícamente incluso antes de que el crepúsculo se torne negro.
Deslice el dedo levantado a lo largo de la línea —allí es hacia donde está yendo la Luna. En el anochecer del 3 de noviembre se verá la Luna transportándose hacia Júpiter: Los dos forman un par tan cercano y llamativo que podrían dejarlo con la boca abierta.

Aunque sea difícil de creer, estas noches de oscura belleza son sólo una muestra de las cosas que vendrán. El verdadero espectáculo comenzará un mes después de la noche de brujas cuando Venus, la Luna y Júpiter converjan en un pequeño sector del cielo, no más grande que la punta de su pulgar al extender el brazo  La noche del 1 de diciembre será la mejor para observar, incluso mejor que la noche de brujas.

Fuente : 

%d bloggers like this: